Issue Home Mag Home

BICHOS

Ek del Val de Gortari

Algunos animales suelen causar ternura como lo mamíferos, otros admiración como las aves, por el contrario los insectos causan asco o terror, sin embargo si no fuera por ellos el mundo tal como lo conocemos no existiría.

Polinizadores

El 95% de todas las plantas que consumimos son polinizadas por insectos, es decir, si no fuera por ellos, las plantas no producirían frutos y no se reproducirían. Lo insectos son los encargados de llevar el polen de una flor a otra para que se lleve a cabo la fecundación de los óvulos de las plantas, y con ello el crecimiento de los frutos que contienen las semillas. Sin ellos las plantas producirían flores, pero no tendrían frutos.
Todos los días millones de abejas, abejorros, avispas, mariposas, escarabajos, moscas e incluso hormigas se mueven entre las flores de los cultivos polinizando, llevando el polen de una flor a otra. La abeja europea se ha convertido en el polinizador más importante de los cultivos a nivel mundial, pero no es para nada la única. Se calcula que hay más de 100,000 especies involucradas en la polinización. Este proceso en la mayoría de los casos pasa desapercibido para nosotros y cuando vamos al mercado o a la tienda a comprar los alimentos semanales no pensamos de dónde vienen ni todo lo que tuvo que pasar para que estén ahí, irradiando sus colores y formas maravillosas. Es tan importante el servicio que proveen los polinizadores a la agricultura que algunos expertos han valuado sólo el trabajo de las abejas en 10 billones de dólares anuales para Estados Unidos, es decir, si tuviéramos que polinizar manualmente todas estas plantas, invertiríamos esa cantidad de dinero para poder producir la comida vegetal que necesitamos cada año.
La concientización acerca de los polinizadores se ha concentrado en entender el papel de las abejas, particularmente porque en épocas recientes las colmenas de estos insectos tienen muchos problemas y en algunos lugares están colapsando. Las causas del declive de la abeja europea no son sencillas de entender ni son ocasionadas por un sólo factor. El declive está relacionado con la intensificación de la agricultura que ha implicado que las colmenas estén más expuestas a patógenos y enfermedades por el manejo intensivo que se les da; al mismo tiempo la agricultura moderna implica la utilización de cantidades considerables de insecticidas dirigidos a terminar con las plagas pero que también afectan a las abejas. En particular los insecticidas neonicotenoides que se suponía eran inocuos para las abejas, recientemente se demostró que alteran el comportamiento de las abejas obreras, las desorientan y cambian sus preferencias de forrajeo, de tal manera que algunas son incapaces de regresar a su colmena y por ello la estructura social de estas colonias colapsa. Es decir que a pesar de que los neonicotenoides no causan la muerte de las abejas por toxicidad sí alteran su comportamiento con repercusiones igual de letales. Resulta importante conocer la función de las abejas, pero igual de valioso es reconocer la importancia de los demás polinizadores, puesto que han sido excluidos del foco de atención. Esto para llegar a un manejo sustentable de los recursos que permita la producción agrícola para abastecer las necesidades alimenticias de los humanos, pero que también considere la conservación de los ecosistemas y su funcionamiento tomando en cuenta la diversidad.



Ilustración. Ana Carulla

Escarabajos estercoleros

Solamente en Estados Unidos hay 90 millones de cabezas de ganado. Cada vaca produce 9000 kg de estiércol al año, esto es, 810 millones de toneladas de estiércol o lo equivalente a 35 millones de contenedores de barco en un año. Esta cantidad de estiércol nos inundaría rápidamente si no tuviéramos las brigadas de escarabajos estercoleros o peloteros en acción. Los escarabajos estercoleros se encargan de dispersar y enterrar el estiércol en el suelo, esta actividad la realizan porque hacen bolitas de estiércol donde depositan sus huevecillos y las entierran para protegerlas. Al salir las larvas de los huevecillos, éstas se alimentan del estiércol. Entonces los escarabajos peloteros nos ayudan a deshacernos de las cantidades exorbitantes de estiércol que se producen continuamente y al mismo tiempo fertilizan el suelo. Cuando no están presentes estos escarabajos se generan muchos problemas de salud pública por la proliferación de moscas y por la presencia de bacterias fecales en el ambiente. Esto ocurrió en Australia cuando introdujeron al ganado, resulta que en este país sí existían escarabajos peloteros, pero estaban acostumbrados al estiércol de los marsupiales y no les gustaba el estiércol de vacas, de tal manera que comenzó a acumularse la materia fecal y la proliferación de moscas se convirtió en un serio problema. Para resolverlo los australianos importaron escarabajos peloteros de África, esta solución ha sido muy exitosa y se disminuyeron los problemas asociados a la acumulación de estiércol. ¿No es éste un bicho sorprendente? Le debemos tanto y ni siquiera lo conocemos.
Es muy importante que conozcamos más la biodiversidad que nos rodea para entender el funcionamiento de los sistemas, y entonces respetarlos y conservarlos. Así la próxima vez que aparezca un bicho delante tuyo puedes preguntarte ¿qué hace este animal por nosotros, vale la pena matarlo nada más porque es feo?